jueves, 11 de octubre de 2007

DOS DÍAS EN SAN NICOLÁS

Como todos saben, la cosa en realidad es irse por unos días de Bs. As. al menos una vez al mes, para romper el monótono caos de la gran ciudad. Eso purifica los pulmones y, fundamentalmente, la cabeza. Pero esto de viajar una vez al año a San Nicolás, no sólo se nos ha hecho costumbre (ésta fue nuestra séptima incursión a los pagos del acuerdo y de la virgen) sino que a esta altura, sin duda representa un baño de luz para nuestras pobres almas dibujantes. Eso es lo que han hecho una vez más, luego de tantos años, nuestros talentosos luchadores amigos Federico Baert, Javier "Caio" Di Lorenzo y Marcos Vergara, realizando el octavo encuentro de historietas Aquelarre.

En el viaje de ida Jok increpa a Aón: "quecís, chabón... San Nicolá es lo mássimoooo".

De entrada nomás pintó lindo el viaje, pues en Morón se nos unió al frente productoril -Jok, Aón y el que escribe- el querido amigo oriental H. Carmichael, representante del Grupo Belerofonte que traía el maravilloso "Nuggu y los cuatro" de Mazzitelli y Alcatena como caballito de batalla. En Baradero hicimos un alto para comer y no paramos de reír recordando anécdotas como aquella del baile y el levante que nos arruinó el gordo Sala hace bastante más de un lustro. Con el sol bien arriba llegamos a la ciudad de las chicas con caderas prominentes y nos recibieron afectuosamente Caio, Marcos y Freddy. De ahí salimos rajando para el Aquelarre que ya acontecía en el lujoso salón de exposiciones del Teatro Municipal, marco de la 8º Feria del Libro nicoleña, donde todos los aquelarrenses de ley -Aquelarre Producciones, La Productora, Grupo Belerofonte, Max Aguirre, Cabula, Llanto de Mudo, AHI-Rosario, Thalos, Domus y varios más- tuvimos nuestro stand compartido, dimos una divertida e instructiva charla -Max Aguirre, Fredy Baert yel que suscribe, pero sobre todo Rubén Meriggi, que dió una clase de dibujo magistral-, y departimos con lectores (algunos famosos como el prócer radiofónico Antonio Carrizo), colegas (el semillero nicoleño se viene con todo: Facundo Coronel, Germán Bernárdez e Iván Falappa, un muy buen dibujante), más amigos y expositores amigos, como la querida Susana, dueña de la librería nicoleña El Buen Libro y antigua anfitriona de esta casa. La alegría de la tarde llegó en un cochecito conducido por Andrea de Caio: el gran Amadeo Di Lorenzo estaba allí con nosotros y por un rato largo solo tuvimos ojos para verlo ahí dormido, bello, nuevo y lleno de vida. ¡Felicidades Caio y Andrea! Así se fue el sábado con una cervecita furtiva en el medio de la siesta y una gran cena en lo de los Vergara. ¡Qué rica comida y que buena la compañía! La Productora eternamente agradece la hospitalidad y calidez de todo el clan Vergara: Mauricio, Fernando, Luján, Adriana, a los papás Vergara y por supuesto a Silvana y a Marquitos... ¡Muchas gracias, queridos amigos!


Un trío temerario en noche del sábado: Caio, Jok y Freddy Baert. Al final, Meriggi alucinaba que estaba en una bacanal romana, Vergara mira incrédulo y piensa: "hombre grande...".

Al otro día, como dicta el rito (sobre todo el de Baert, ya que es el único día del año en que el ahora blondo dibujante y poeta sale a ver el sol del Paraná), nos fuimos a almorzar a la costanera y luego con la panza bien llena de sanguchitos y cerveza nos dispusimos a afrontar el clásico de la historieta indie latinoamericana: Los Mongólicos de Cuero Vs. Los Pijudos Grosos. No abundaremos aquí en detalles escabrosos (tales como Meriggi cobrándole infracciones al pequeño Alejo Baert de tan sólo 7 años), para qué... Sólo diremos que la contienda terminó como era de esperar, con la victoria de los gloriosos Mongólicos de cuero, quienes formaban así: al arco el heredero Baert, Alejo, dueño de una zurda y un driblin que le hicieron perder el aire al equipo rival, en la defensa el caudillo Di Lorenzo y el zaguero con llegada Jok, al medio con hacha y tiza el que suscribe, y en la avanzada el doctor Sandler, el de la gambeta más resbaladiza. Una gloria del deporte, en fin. Ahora lloverán las ríspidas y resentidas contestaciones pichugrosas pero, ya se sabe, a palabras electrizantes...


La mañana del domingo en la bella reserva ecológica nicoleña. Carlos Aón, H. CArmichael, René y Rubén Meriggi.

Un capítulo aparte se merecería la nueva entega de la saga de Jaime Pop, ofrecida una vez más por los Aquelarres. En este tercer episodio, la revista se autosupera y nos ofrece no sólo las hermosas aventuras infantiles del personaje creado por Baert y Vergara (con un dibujo cada vez más bello y múltiples homenajes al viejo Breccia en algunos personajes secundarios) sino también un ramo de tiras de Yiyí (guión de Baert y dibujos de Caio) y El Super Bebé de Marcos Vergara. En fin, hay que apoyar movidas de este tipo -como también las de Banda Dibujada, por ejemplo- que están jugándose a alcanzar al público pequeño un poco huérfano de historietas nacionales. Aquí les iremos ofreciendo algo más del viaje a través de una galería de imágenes (y hasta algún video de los que grabó Jok), muchas de las cuales vienen aún llegando procedentes de las cámaras de amigos y colegas. Mientras tanto, seguimos paladeando los bellos días y horas que pasamos en nuestra querida tierra nicoleña.


La vuelta a bordo del móvil néstor con Carmichael, Rúben, René, Carloncho y el que maneja.

Abrazo grande,
Cristian

7 comentarios:

Paula de Haedo dijo...

Leerlos me relajó a mí ... :) y espero ver pronto las criaturas que crearán despues del relax

LUIS dijo...

Imprecionante, muchachos, veo que pasa el tiempo pero las cosas que valen siguen de pie. Aguante los nicoleños, carajo!
un abrazo

ernan dijo...

El relato es optimo, los nicoleños son la masa, la masa sin cantera, la masa del kilo de pan a 6 pesos, es todo cierto, pero el discurso aquí construido por el señor mallea alias "el sindicalista" se ve desvirtuado, y carece de objetividad periodística si entre verdad y verdad se comenta de manera lamentable lo que fue un robo grande como una casa, basándose en artilugios poco claros de "la ley universal del futbol nicoleño".
Sépanlo muertos, la ley del fulbo, es universal y justamente sus leyes son las mismas en TODO el universo, y el discursito ese, de que los nicoleños son gente de otra galaxia y por lo tanto, leyes universales de fulbo distintas, es desde el vamos una retórica sin fundamento científico concreto, porque para que lo sepan una galaxia esta dentro de el universo y no el universo esta dentro de una galaxia…
en fin....volveremos¡

cristian mallea dijo...

Hola, amigos! Aquí, reponiéndome de los golpes del fóbal, les comento...

Paulita: ya iremos mostrando las criaturitas que vayan saliendo. Gracias, amiga, por estar siempre.

Luiggi: faltabas vos, broder, te esperamos siempre.

Ernancito: Ja, ja, qué calentitos están los panchos, eh. Pero sabés qué... todo discurso se cae si no hay futbol, y a vos te ví más tendido en el césped junto a las chicas que jugando al futbol. Encima parecería que tenés habilidad, es una pena que no tengas voluntad. Sobre todo voluntad ganadora, como sí la tuvo nuestro equipo. En fin, no dejen de seguir practicando, eh, algún día (porque somo buenos amigos) los dejaremos ganar. Ja, ja.

Abrazo a todos,
Cristian

Aquelarre Producciones dijo...

Qué buen relato! muchas gracias Cristian! Hacía rato que no andaba por el Nestor-blog, y voy y me encuentro con este sorpresón. Muy buenas fotos. Gracias!

Marcos

cristian mallea dijo...

De nada, Marquitos, Uds. se lo merecen. Abrazo grande grande,
Cristian

Fernanda Forgia dijo...

Cristian: no conozco a ninguno de los protagonistas de tu relato pero me atrapò tu redacciòn, me reì y leì hasta la ùltima letra.
Hasta el sàbado...