miércoles, 7 de marzo de 2007

FRANCIA. DIARIO DEL VIAJERO ELEPÉ #03

La Productora en Angoulême.


El camino desde Toulouse hacia la capital de la BD se nos hizo realmente difícil. Un temporal de nieve asolaba, aquella madrugada del jueves 25 de enero, las auto-rutas francesas. Desde la radio se prevenían accidentes y avisaban que la demora iba ser larga. Y claro, esperamos tantos años para llegar a Angoulême que por supuesto el escalón final iba a ser duro. A bordo de nuestro pequeño stukaracuda naranja tuvimos que superar el frío inclemente (el parabrisas se escarchaba y no había sapito ni escobilla que aguante), la insoportable lentitud (tardamos el doble de tiempo) y el riesgo: nos cruzamos con un camión volcado y todo. Los nervios de capitán y contramaestre -Tom y el que escribe- fueron puestos a prueba (los míos desaprobaron), mientras los dos grumetes allá atrás -Julián y Carlos- dormían a pata ancha. Finalmente, con gran excitación de ánimo y mientras se abría el cielo, como si la ciudad aprobase nuestra entrada, vislumbramos esa cima que se ve ahí...


Ah, Angoulême... finalmente te vemos. La tropa está lista para el ataque.

Uno pone un pie en Angoulême y se da cuenta enseguida de que toda la ciudad está dedicada por completo a la BD durante los cuatro días que dura el festival. Recorriendo los kilómetros de callejuelas de la ciudad puede uno toparse con el moderno edificio de la CNBD (Centre National de la Bande Dessinée et de l'image, donde había una expo del increíble Jim Woodring, otra de Hergé, un museo imaginario (donde, por ejemplo, estaba recreada la habitación del Corto Maltés); toparse, decía, también con los "conciertos de dibujos" en el teatro (una mina cantaba mientras Blutch dibujaba), con otra muestra de Hergé en la place St. Martial, con expos alternativas de todo tipo y hasta con una contraferia de la que participaban nuestros aguerridos amigos de Stratégie Alimentaire.


Miren ese bondi, quería traérmelo a Morón. ¡Cuánta gente yendo a ver historieta hecha en su país! ¿Podríamos copiarlos, no?

El Festival de Angoulême es tan grande que apenas pudimos bicharlo un cachito, nuestras energías estaban focalizadas en dos metas principales: atender nuestro stand (hacer amigos, vender, difundirnos, vender) y entrevistarnos con editoriales para presentarles proyectos (que es como ir a probarse en primera, vió). En la carpa de la BD Alternative y bajo un cartel que anunciaba "bd argentine", cerquita de nuestros amigos tolosanos de La Toile, la Asociación Ex Abrupto y La Productora vendimos, hicimos amigos de todo el mundo, nos hicimos conocer y hasta tuvimos honrosas visitas. Allí nos dimos cuenta porqué Angoulême tiene fama de Babel: colegas griegos, italianos, africanos, españoles, chinos, todos pululaban por los pasillos y se acercaron a ver qué pasa en este rincón ignoto del mundo. La lista de amigos dibujantes que hicimos es interminable: Rafael Espinel y Camilo Sanin de Colombia, las griegas Christina y Fotiní de la revista Spunks, Lucca Vanzella de Self Comics de Italia, el "cronista en historietas" Adjim Danngar de Chad, también la "otra" presencia argentina Dolo Ockeki, entre muchos más. Luego, todo fue vender nuestros libros y revistas, dedicar las Carne Argentina en francés (allá la dedicace con dibujo incluída es casi una religión) y vender pines y remeras (realizadas por Nando Zariz gracias a Flavito, el menor más grande de los Mallea). Aquí tenemos que agradecer a los amigos franchutes que nos dieron una gran mano con el idioma y la atención: Mongui, François, Sebastien y todos los La Toile. Gracias, hermanos por el aguante.


Charlando con la historietista griega Fotiní; en el medio, Camilo Sanin, dibujante colombiano. Al lado: junto a los La Toile, más Fran y Seb de Editions Minuscules, cerca de la ville de Angoulême.

Cuando el trajín del stand y la caza de editores nos dejaban, nos dábamos el gusto de pasear por la carpa grande. Todo allí es el paraíso para el historietista argentino promedio: toneladas de historieta en puestos atendidos por profesionales que saben lo que venden, artistas en cantidad firmando para el público (habían algunos que tenían a veinte firmando a la vez), muestras internas interesantes (por ej. una con todas los álbumes propuestos para recibir premio, colgados con un hilo y que la gente podía leer in situ); y en el bar hasta los sobresitos de azúcar tenían posters de las ediciones anteriores del festival. La panacea. O no. Porque también en Angoulême se cuecen habas: mucho marketing (el stand de Soleil era el colmo, pantallas pasando videos de música pedorra, patovas de traje, negros y grandotes que parecían estar cuidando a George W) y competencia salvaje (se han venido peleando acerca de cuál estaba mejor expuesto y quien tenía más metros (Soleil, otra vez). Pero bueno, todo esto también denota que la BD es un ser vivo, no solo un mercado, una industria. Los miles de niños, minas, viejos, etc (por nombrar algunos que faltan aquí a la hora de ir a comprar historieta argentina) que veía pasear viviendo (porque no solo estaban comprando) la historieta de su país, me impresionó. Y allí entendí que eso es lo que sustenta la disciplina historieta en Francia: hay creadores, editores, comerciante y lectores, y todo ellos saben qué están haciendo, conocen, leen, estudian, no ignoran, son cultos, entienden qué lugar les cabe en el mundo de la BD, de la historieta en francés. Entonces recordé mi país y casi lloré.

En una de esas incursiones por la gran carpa, iba yo caminando con Tom cuando sentí a mi siniestra una presencia inquietante. Alguien casi oculto bajo un sombrero de ala ancha y tapado negros, pasaba discreto entre el gentío. Achiné los ojos para junarlo bien y me dí cuenta que era él: Moebius. Como imaginarán lo perseguí con ganas hasta que pude dar con él, presentarme e invitarlo a nuestro modesto puestito. En perfecto castellano prometió pasar luego y dos días después, cuando ya había perdido toda esperanza, llegó y se quedó con nosotros charlando durante un largo rato. ¿Qué puedo decirles? Que me temblaron las patas, que escuché con sorpresa cómo recordaba con sumo detalle su venida a la Argentina (en los años de plomo y para la bienal de Córdoba), que observé con qué humildad agradecía el obsequio que le hicimos, que miré anonadado como dibujó para nosotros. Pero también les digo que logré reponerme de la emoción y me puse a contarle acerca de todo lo que viene pasando en Sudamérica: Morón, Tucumán, Mendoza, Uruguay, Bolivia, Chile, fueron los destinos que le hice recorrer en pocos minutos. Lo volví loco, pobre, pero él escuchó con atención y preguntó interesado. Lo ví como lo que ya sabemos que es, un hombre notable, pero también noble, humilde y preocupado por su disciplina y sus colegas. Quedamos en seguir la charla, el futuro dirá.


Quién diría... un día íbamos a estar cara a cara con el dios de la bandes desinées. (Fotografías de François Daniel-Lamaziere)

Pero no sólo tuvimos el privilegio de conocer al más grande de los dibujantes vivos (perdón, es así para mí) también estuvimos con el maese Sergio Toppi, as de la ilustración y el fumetti. Allí, extasiados, lo vimos dibujar algo para llevarle a los amigos. También charlamos con Nicolas de Crécy, (que nos firmó y dibujó algo para Jok) Charles Berberian (con quien habíamos compartido el encuentro Viñetas con Altura, en Bolivia), Manu Larcenet (Tom lo vió irse a las manos con un periodista que lo había vapuleado vía internet), Matt Konture (uno de los fundadores de La Association) y Régis Loisel de quienes nos trajimos algunos otros recuerdos, sobre todo su cortesía y condescendencia para con estos aprendices del sur. Como broche de oro, el día domingo tuvimos nuestro pequeño festejo, mundialista y futbolero, cuando nos enteramos que el Grand Prix de Angoulême era para nuestro querido maestro y amigo José Muñoz. ¿Cómo expresarles la dicha de un pajuerano suelto en la Francia ante semejante gol metido en el corazón de la BD? Lo más gracioso fue que estábamos seguros que Don José no estaría (él mismo nos lo había predicho) pero justo un instante antes de partir hacia París vimos su estampa entrar por el pasillo y encarar hacia nuestro stand. ¡Qué alegría enorme, qué abrazo! Ahí nomás organizamos un reencuentro en París mientras el director del festival oficiaba de fotógrafo, miren cómo se le movió la cámara...

Con nuestro querido hermano Fran, junto al Gran Prix de Angoulême: José Muñoz. Al lado: Sergio Toppi, una leyenda dibujando para nosotros.

Bueno, disculpen la largura pero así fue Angoulême, una enorme experiencia, tan grande que aún, cada mañana, saco de un recuerdo alguna otra conclusión. Hay que aprender mucho de estos tipos, de sus errores y aciertos pero sobre todo de la idea motriz bajo la cual ejercen la disciplina historieta: ellos defienden las expresiones de su tierra. Sí, ahora el manga se cierne peligroso y es difícil de hacerle frente (ha crecido hasta ocupar casi el 40% del mercado) y antes fue el cómic yanqui, pero ellos siempre están buscando nuevas formas de readecuar esa realidad a su lenguaje. Por ejemplo, algunos autores que, tomando las influencias de los autores japoneses (leyendo ante todo historieta japonesa, no lo que sale primero en la tele), no reproducen, sino que regurgitan esas influencias, ponen lo suyo y le dan a los lectores algo nuevo. En fin, espero que comprendan el mensaje, no es simple delirio chauvinista. Es mi impresión acerca de una conducta que da resultados a favor de la cultura de un país.

Por otro lado, pienso que La Productora cumple un ciclo llegando al festival más importante de la historieta occidental. Es el esfuerzo de muchos años y un sueño que al fin se cumple. Mucha cosa para estos gauchos que apenas se habían propuesto editar sus propias historietas lo más profesionalmente posible. Ahora nos esperan otros desafíos, el más importante, probarse en este mercado tan vasto y competitivo. Al respecto ya metimos una primera pata, una importante, de la mano de nuestros amigos de Editions Minuscules que editaron Carne Argentina y veremos qué otras patas metemos. Pero de eso les contaré en la próxima, la frutilla del postre, la ciudad luz, París. Al fin, quiero darles las gracias a Tom Dassance -factótum absoluto de este viaje soñado- y también a ustedes por todo esto; cada cuadrito, letra o garabato que han compartido con nosotros nos hizo llegar hasta allí.

Hasta luego y... ¡Arriba!
Cristian

12 comentarios:

Rodrigo Terranova dijo...

Viendo las cosas que Aón (qué animal es este pibe, Dios) y Jok están haciendo, no dudo que grandes cosas aguardan a LP en Francia.
Qué grosso viaje, me agarra ansiedad de solo leer tu crónica. Si alguna vez pongo un pie ahí, palmo de la emoción.

OttO dijo...

Me leí todo el post... esta bueno dejar de trabajar para leer.

Diego Agrimbau dijo...

Muy buena crónica! Yo ya estuve dos veces en Francia, pero nunca en Angouleme. Parece todavía mejor de lo que me imaginaba. Gracias por compartirlo, che!
Y si esto de Aón y Jok no lo venden, los editores franchutes no tienen excusa. Es maravishoso!

Abrazos y congratulaciones

César Da Col dijo...

Hola Cristian, leyendo tus informes viajo un poco...
Es verdad, todavía tenemos mucho que aprender de los franceses pero, si bien es abismal lo que nos separa de ellos, "algo" está pasando aquí en las tierras del sur para tratar de revertir la situación historietística. Y se nota. Ya el simple hecho de que sientas, vivas y te nutras de toda esa data francesa, le va a hacer mucho bien a nuestra historieta, porque estoy más que convencido que todo eso lo vas a tratar de aplicar de alguna u otra manera en Argentina, en un próximo festival de Morón, en una próxima edición de La Productora o dónde sea.

Y eso es muy pero muy bueno y productivo. Aprender de lo bueno que hacen otros y luego tratar de aplicarlo y desarrollarlo (y por qué no ¡¡Superarlo!) dentro de las posiblidades locales, es propio de gente que quiere crecer (Ese es el concepto en que nos basamos cuando fundamos Banda Dibujada).

Te felicito, y seguí dándole para adelante y escribiendo estos informes, que al menos a mí me cargan mucho las pilas.

Un abrazo, César Da Col.-

Anónimo dijo...

Que linda crónica y que grandes encuentros. Gracias por contarnos esta buenísima experiencia. Acá en Chile también estamos dándole a la historieta e internacionalizando la colaboración. Creo que el cómic latinoamericano está pasando por un buen momento, hay que estar conectados, con muchas ganas y solidaridad. Hay que tirar pa`rriba!
Jorge Quién

kiko dijo...

me morfe la cronica, que alegria que ustedes haya podido hacerlo, la verdad me llena de alegria que los hayan tratado tan bien, que mas decir, se lo merecian loco, un abrazo grande.

Guillermo Lizarzuay dijo...

Cristian, la verdad que muy emocionante tu relato, demasiado, a uno le dan ganas de estar alla.
Ahora, que onda? Moebius andaba por ahi sin que nadie le de bola? no puede ser.
Un abrazo.

cristian mallea dijo...

Gracias a todos, queridos amigos, por el aguante y la paciencia para leer el anterior mamotreto. Voy uno a uno...

Rodrigo, gracias y claro que alguna vez (yo creo muchas) vas a pisar la Francia. Te mereces eso, sos un gran autor de historietas.

Otto, siempre es bueno dejar de trabajar. Gracias por ser.

Diego, gracias colega, gracias. Seguro que irás alguna vez, vos ya estás en ese mundo.

César, claro que aquí pasa algo, men. Me alegra y emociona que comprendas el mensaje y tengas de que tiremos todos para adelante, cada uno en su trinchera. Gracias. Otro abrazo.

Y si, querido Quién, hay que conectarse, y permanecer unidos a pesar de todo el esfuerzo que hacen para separarnos. ¿O a quién creen que le conviene -por ej- que Uruguay y Argentina comiencen a pelearse? Eso, men, vamos unidos y para arriba.

Kiko, Ud., la ADA y cada dibujante argentino también se lo merecen. Si yo puedo hacer algo para que también lo vivan, lo haré. Otro abrazo.

Guille, querido, gracias y saludos a la barra de Zárate y Campana. Así es allá, men, la gente tiene un respeto tan grande por la privacidad de sus ídolos que ni se les ocurre avanzar a quien reconocen por la calle. Eso pasó con Moebius... hasta que el tipo se puso a dibujar en nuestro stand. Ahí se armó la gorda, los tipitos comenzaron a aparecer de la nada e hicieron solitos una fila. Si quieren otro día les cuento.

Un abrazo grande para todos. Me pagaron el esfuerzo de escribir todo eso que está ahí.

Felíz fin de semana,
Cristian

Daniel Puch dijo...

No puedo creer que estuvieron con Moebius!!!!
Malditosssss!!!!!.... los odiooooo!!!!!!! si, me carcome la envidia!!!.... un gran abrazo para todos,
Me alegro mucho que se esten codeando con los grandes ya que ustedes tambien son grandes, en serio!!!
I miss you all!!!

Puchete (lost in USA...)

Chanti dijo...

BUENISIMO EL INFORME MALLEA!!!
Me encantó, y me transportó a ese lugar y me pude dar una idea de cómo es ese tan mentado festival.
La verdad, me alegro mucho por todo lo que vivieron y todo lo que están haciendo! Y que importante que estén allá representandonos como argentinos.
Las cosas no se hacen solo con talento sino con ganas y parece que de las dos ustedes tienen de sobra.

Bueno, les mando un abrazo desde este lado de la Argentina.



PD: Un personaje de historieta este Moebius!!! jaja...

cristian mallea dijo...

¡No lo puedo creer! ¡Es Puchito en persona! Qué alegría saber algo de vos, hermano, después de tanto tiempo. Siempre pregunto por vos y cuando voy a Uruguay pienso siempre en que nunca estuvimos ahí contigo. ¿Te acordás de aquel increíble viaje el tren a Rosario?

Chanti: gracias, querido amigo, es un gusto enorme compartir el camino de la historieta con un tipo como vos. Y si, Moebius es un personaje, tanto como sus creaciones. O mejor aún, pues se nota que vive como eso que transmiten sus historias. Vive con magia.

Les digo a todos que me banquen un cachito, la última reseña del viaje, la de París, deberá esperar unos días. Estoy esperando las fotos desde la France. Disculpen la demora y gracias por estar ahí.

¡Un abrazo para todos!
Cristian

sin vueltas dijo...

han viajado tan lejos que lo unico que falta que alla una vercion la productora francesa.